miércoles, 29 de noviembre de 2017

El sentido común es la virtud propia el gobernante, Aristóteles

Aristóteles en su libro Política, Libro III, Capitulo I estudia la naturaleza de los regímenes políticos y la virtud de los ciudadanos.
En su libro explica: "A continuación de lo ahora dicho hay que estudiar si debemos identificar la virtud del hombre de bien y la del buen ciudadano o no...", luego continua: "en el caso de los ciudadanos aunque sean desiguales, es su tarea la seguridad de su comunidad, y comunidad es el régimen político". De lo expuesto parecería que ser buen ciudadano y ser buena persona no es lo mismo, porque el ciudadano esta en referencia directa con la comunidad o polis.
Luego para profundizar en la virtud del buen ciudadano hace una distinción entre el gobernante y el gobernado y dice: "Acostumbramos a decir que el buen gobernante ha de ser honrado y sensato, pero que el ciudadano no tiene que ser sensato", para luego concluir "la sensatez es la única virtud propia del que manda...pero del gobernado no es virtud la sensatez sino la opinión verdadera, pues el gobernado es como un fabricante de flautas y el gobernante el flautista que las toca"
Aristóteles con esta conclusión sobre la virtud de los ciudadanos esta expresando el problema de la educación. Podemos concluir es el deber de todo sistema educativo el formar buenas virtudes en los ciudadanos y en particular las expuestas por Aristóteles.
Hay que adicionar y en esto Aristóteles es especifico que la virtud del hombre bueno es siempre una virtud perfecta. Diferenciando así las virtudes necesarias para ser buen ciudadano y hombre bueno.