lunes, 27 de noviembre de 2017

El banquete, de Platón

Podemos decir que la sabiduría es la ciencia perfecta, es decir la ciencia de las causas ultimas como nos explica Aristóteles. También podemos decir que la sabiduría consiste en un cierto conocimiento de como vivir con excelencia.
Lo opuesto a la sabiduría como ciencia es la herejía, es decir la enseñanza del error. Si la sabiduría es un fruto del espíritu, la herejía es una obra de la carne.
El sabio y el necio son personalidades opuestas. Los ignorantes solo cultivan la herejía, el error.
Platón y Aristóteles nos recuerdan que solo el sabio es el verdadero filosofo, además en la Biblia la sabiduría se pide a Dios como don espiritual, el rey salomón pide sabiduría a Dios: 2 Crónicas 1:7-10; 1 Reyes 3:5-9.
La filosofía y la sabiduría son conocimientos inseparables y van uno de la mano del otro, no hay verdadera filosofía sin sabiduría y viceversa.